Bicentenario Argentino, Un icono para Buenos Aires 

Buenos Aires, Argentina, 2008

Bicentenario Argentino, Un icono para Buenos Aires

siteplan

Bicentenario Argentino, Un icono para Buenos Aires

siteplan

puerto maderos2

river bird view

puerto maderos1

bird view

Bicentenario Argentino, Un icono para Buenos Aires

bird view

puerto maderos5

bird view

puerto maderos3

street view

Bicentenario Argentino, Un icono para Buenos Aires 

Buenos Aires, Argentina, 2008

Buenos Aires es refugio de diferentes culturas.

La ciudad comenzó a ser esperanza para aquellos que  aferrándose al brazo tendido del Río de la Plata desembarcaron en esta tierra nueva.

Entonces comenzó a tejerse una telaraña de conocimientos, lenguas y tradiciones.

La ciudad creció con las características propias que les proporcionaban cada uno de los recién llegados.

La puerta estaba abierta, Buenos Aires se extendía fértil y se moldeaba bajo la mano hábil del inmigrante dispuesto a emprender su camino hacia las entrañas mismas de esta tierra.

El bagaje de distintas tradiciones fue tiñendo la ribera, y ese puerto de arribo a nuevos sueños fue el símbolo de crecimiento de una ciudad en ciernes.

Ahora un nuevo siglo nos encuentra con testigos diferentes.

La altitud casi impertinente del Centro financiero-administrativo de la urbe se mezcla con los pintorescos puntos gastronómicos de Puerto Madero, sitio en el que confluyen la historia y el diseño de modernos creativos.

Mas allá, entre borrosos edificios que escribieron parte de la historia,  se abre  “el gran río color de león”  que con paciencia bordea aquel punto de llegada… casi olvidado.

Hoy, ante la presencia de un contexto funcional desarrollado, el proyecto  ofrece consolidar a través de la Dársena Norte  el tejido urbano existente, sea como skyline, dando respuesta a las exigencias del área y ayudando al crecimiento de la misma.

Un espacio pensado para y por la gente que lo habita, lo recorre y lo descubre. Un área que estimula el desarrollo social, cultural, artístico, deportivo y de conciencia histórica por medio de la cual habla la ciudad desde la raíz… caminando por la historia de hoy y los desafíos del mañana.

Por un lado, el Río de la Plata es para Buenos Aires la razón fundamental de su existencia, el medio de acceso al arribo que escribió la cuadricula de la ciudad, dejando su impronta urbana; por el otro, la Dársena Norte, es un área con una fuerte carga histórica, y con una ubicación estratégica para el desarrollo de la metrópoli.

Entre ambos, la expresión, el símbolo de la capital que los convierte en protagonistas.

El rió ingresa en la ciudad, se mezclan el agua y la cultura como nacimiento y desarrollo.

 Un muro de agua  arma el fondo de un espacio social, cultural y artístico y recorre todo el predio a través de una cubierta hasta entrar en la ciudad, generando las puertas de ingreso a la misma, mientras un cordón verde conecta el nuevo proyecto con Retiro, Puerto Madero y Catalinas Norte.

El símbolo de una ciudad que piensa a futuro, ese futuro que esta en la gente que la habita… recordando una vez más que

“Los habitantes construimos las ciudades, tanto como ellas construyen a quienes las habitamos”

Lugar de encuentro y partida, de creatividad y sueños, de ilusiones y crecimiento, como un Arco de Triunfo, que resurge como símbolo emblemático de una ciudad pujante que mira al futuro y no olvida su origen.

Equipo de diseño: Luis M. García Santillán Rubinstein, Stella Maris González, Francesca Patti